Enloquecí de ganas – sexo real casero

loading...
0 Vistas
|

Mi corazón palpitaba, Sentir la respiración entrecortada de aquel hombre que me enloquecía, quité la sábana que cubría el enorme cuerpo de aquel negro enloquecido, el olor de aquel macho me ponía cachonda. Mi concha ya estaba mojada y enrogecida de lo caliente. La sábana cayó al piso. Toque los grandes pectorales de mi macho, los acaricié con mis pequeños dedos. Fui bajando hasta Llegar al enorme falo que estaba duro y levantado Me arrodillé a sus pies y despacio, no aguantando más me metí en la boca aquel gran pedazo de carne que me traía enloquecida. Me atraganté la enorme cabeza, que no veía pero chupaba. Al instante empecé a oír los gemidos de mi hombre.

loading...
loading...